El pastel de cabracho es un plato típico Asturiano que puedes encontrar en la mayoría de restaurantes y sidrerías de esta provincia. Un plato, que además, está presente en muchos hogares en las comidas y cenas navideñas, ya que, es perfecto como entrante para compartir y a la mayoría de la gente le gusta.

El cabracho, que es Asturias también se conoce como tiñosu, es un pescado de roca.

Hay un montón de formas de hacer el pastel de cabracho y muchas variaciones del mismo. Pero, nosotros os vamos a compartir una de las recetas más sencillas y sabrosas, para que, todos podáis ponerlo en práctica en vuestros hogares estas Navidades.

No nos extendemos más y vamos al lío con la receta:

Que vamos a necesitar parta hacer el pastel de cabracho:

  • 250 gr de cabracho
  • 3 huevos
  • 50 gr de gambas frescas
  • 6 palitos de surimi
  • 125 gr de salsa de tomate
  • 1 cucharadita de salsa inglesa o Perrins
  • 250 ml de nata líquida para cocinar
  • Una pizca de sal y pimienta negra molida
  • Mantequilla y pan rallado para engrasar
  • Un molde rectangular de 22 cm de largo.

Elaboración del pastel de cabracho:

  1. Pelamos las gambas y las cocemos durante 2 minutos en una cazuela con dos dedos de agua, el tiempo justo para que cambien su color a rosado. Sacamos las gambas.
  2. En ese mismo agua, ponemos a cocer el cabracho a fuego fuerte, hasta que ya no está crudo. Después se terminará de hacer en el horno.
  3. Precalentamos el horno con calor por arriba y por abajo a 200ºC.
  4. Retiramos el pescado del fuego y eliminamos todas las espinas que veamos.
  5. Cortamos en trozos el pescado y lo agregamos a una batidora de vaso junto con las gambas, los huevos, los palitos de surimi, la salsa de tomate, la nata, 1 cucharadita de salsa inglesa, un poco de sal y pimienta negra. Todo esto lo trituramos hasta que tengamos una salsa fina.
  6. Preparamos el molde engrasandolo con mantequilla y pan rallado, o podemos simplemente recubrirlo de papel de film para que se pueda desmoldar fácilmente.
  7. Vertemos la mezcla en el molde y lo cubrimos con papel de aluminio por encima. Colocamos nuestro molde dentro de otro recipiente apto para el horno más grande, y vertemos agua caliente para crear un baño María.
  8. Introducimos todo en el horno y reducimos la temperatura a 100ºC. Dejamos que se cocine durante 1 hora y comprobamos la cocción pinchándolo con un palillo, si sale limpio es que ya está cuajado.
  9. Lo sacamos del horno y dejamos que enfríe a temperatura ambiente. Seguidamente lo introducimos en el frigorífico para que se endurezca. Ya podemos desmoldarlo y servirlo acompañado de una salsa rosa o mayonesa.
  10. Ahora solo toca disfrutarlo!